Meditación Diaria

Dudosa como Tomás


De niña me era fácil confiar en Dios. Sentía fe al cantar los himnos en la iglesia, y al escuchar los relatos bíblicos en la escuela dominical. Pero, con el paso del tiempo, descubrí que conservar la fe — e inclusive, el creer en Dios— me era difícil. Recordé la historia de «La incredulidad de Tomás». Tomás no fue uno de los primeros testigos de la resurrección, sin embargo, Jesús se le apareció una semana después y lo reprochó diciendo, «No seas incrédulo, sino hombre de fe» (Juan 20:27). Yo me identifiqué con Tomás en su afán por creer.

...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la presencia...