Meditación Diaria

Segundo Domingo de Cuaresma


«¿Tienes hambre? ¿Tienes sed?». Mamá siempre nos preguntaba esto después de jugar bajo el caliente sol veraniego. Si decíamos «no», la siguiente pregunta era «¿están seguros?».

No importa la situación, todos enfrentamos estas preguntas. Para todos los seres humanos, prestar atención al hambre y sed física es esencial. Esto también puede aplicarse a las re- alidades espirituales. Hay desiertos emocionales, intelectuales y espirituales en donde las personas se encuentran en la ruina. En esos lugares el dolor, la nostalgia y el peligro acechan. Las tentaciones abundan ofreciendo alivio temporal. Hay muchas «cosas» que podrían alimentar o saciar nuestra sed. Sin ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la presencia...