Meditación Diaria

TRABAJAR PARA EL SEÑOR


Cuando tenía casi treinta años, poco después de haberme entregado a Cristo, trabajaba como programadora de computación para una compañía importante. Un día en que no podía hallar el error en un programa que había diseñado, comencé a cuestionar mi vocación. Recuerdo haber orado: «Señor, preferiría servirte a tiempo completo». Yo pensaba que Dios solo llamaba a los pastores, laicos de la iglesia y a los misioneros a un servicio de dedicación exclusiva, pero ese día sentí que Dios me decía: «Tú me sirves a tiempo completo. Te he ubicado en esta compañía».

Gracias a esta experiencia aprendí que Dios ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y...