Meditación Diaria

Una pregunta sencilla


«¿Ginger, amas a Dios?» preguntó mi amiga Sherry.

«¡Claro que sí! Tú sabes que sí». Quedé asombrada por la pregunta. Sherry caminaba conmigo a diario durante el receso y hablábamos sobre nuestra fe y vida en general. Llegamos a conocernos bastante bien y así lo creí hasta que escuché esa pregunta. Habíamos conversado sobre los cambios vividos y cómo Dios nos había rescatado. «¿Entonces por qué constantemente tomas el nombre del Señor en vano?». Así de rápido me di cuenta que ella tenía razón. Acepté su cariñoso llamado de atención e hice el cambio ese mismo día. De ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la presencia...