Meditación Diaria

De muerte a vida


El árbol junto a los escalones de la entrada de la casa había muerto. Ramas podridas caían sobre la calle así que decidimos cortar el árbol. La madera seca se desmenuzó al golpear el pavimento.

Nuestro vecino, un artista en madera, tomó un pedazo de madera y se lo llevó a su casa. Semanas después, nos regaló un precioso cáliz tallado en aquella madera. El cáliz, que se expone en un lugar especial en nuestra casa, es un símbolo de lo que Cristo ha hecho por nosotros y de lo que él puede cumplir si le permitimos dirigir nuestras vidas. ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la presencia...