Meditación Diaria

A LA MANERA DE DIOS


Mientras aguardaba que la vendedora trajese mi pedido, sentí que el día se escabullía. Todavía tenía mucho que hacer y poco tiempo. Dentro de mí, una vocecita dijo: «¿Por qué no oras por quienes están a tu alrededor?». Dejé de mirar el reloj y observé a los compradores que pasaban cerca. Algunos se veían estresados, otros ansiosos o frustrados. Comencé a orar por los que pasaban y sonreí a los que me miraron. Finalmente, la vendedora volvió, disculpándose porque no podía hallar mi pedido. «Está bien», le respondí. En lugar de disgustarme, sentí paz, segura de que había usado mi ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y...