Meditación Diaria

Crecimiento espiritual


Cuando era estudiante, los chicos del vecindario me llama- ban «Didi» (que significa «hermana mayor»). Luego me llamaban «Tía», que se entiende como una persona mayor, casi como una madre. Después me mudé a otro estado en donde algunos chicos me llamaban «Abue». Poco tiempo después me enteré de que en esa región del estado, a las chicas se les daba en matrimonio en su adolescencia, y ya eran abuelas a la edad de cuarenta años. Así que acepté con gusto mi nuevo apodo —aunque me tomó tiempo. Mi imagen ante los ojos de otros cambió con el transcurso del ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la...