Meditación Diaria

No se rinda


El Rey Ezequías estaba «a punto de morir» debido a su enfermedad. Se recuperó con la ayuda de Dios. La historia de Ezequías me recuerda la enfermedad de la cual Dios me ayudó a recuperarme.

La mía fue una enfermedad mental. Debido a la soledad, problemas económicos y laborales, comencé a tener pensamientos suicidas. Quería liberarme de mi dolor emocional y llegué a pensar que con él lo lograría. Caminando hacia el garaje rumbo a mi automóvil, me fijé en una tarjeta de oración en el pavimento junto a mi auto. Se titulaba: «No te rindas». No estaba involucrada con ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la...