Meditación Diaria

Esfuerzo para orar


No podía entender cómo alguien en quien confiaba podría haber cometido un delito tan horrible contra mí. Esa persona destrozó mi confianza. Estaba devastada y enojada. Traté de orar a solas en mi habitación. «Dios mío. . . . » empecé, pero no pude terminar. Lo único que pude hacer en mi angustia fue llorar y gemir.

Hablé con mi cuñada, sobre mi incapacidad para orar. Ella sugirió que probara orando el Padrenuestro hasta lograr poner en palabras lo que sentía en mi corazón. Aunque fue difícil de hacer, empecé a orar. Cuando llegué a «Perdónanos nuestras deudas, como también ...

Acerca de la Guía de Meditaciones Diarias


La misión de la Guía de Meditaciones El Aposento Alto es proveer un modelo de cristianismo práctico, para ayudar a las personas a sentirse invitadas y bienvenidas a la presencia...